¿Sabía que existen personas que sin tener la licencia oficial ofrecen servicios de detectives privados?

¿Sabía que ante el general desconocimiento acerca de nuestra profesión, muchos de estos falsos detectives se atreven a ratificar sus “informes” en sede judicial ante un juez?

¿Sabe qué consecuencias puede tener para usted la contratación de un falso detective privado?

¿Sabe cómo distinguir entre un detective privado y un falso detective?

La profesión del detective privado se encuentra regulada en la Ley de Seguridad Privada (Ley 5/2014, de 4 de abril). En esta ley se especifica claramente las funciones del detective privado, funciones que sólo podrá ejercer el detective privado habilitado con su correspondiente licencia oficial (tarjeta de identidad profesional) del Ministerio del Interior, Dirección General de la Policía y la Guardia Civil.

Muy a menudo, nos encontramos con clientes, que recurren a nosotros para que enmendemos los errores que ha cometido un falso detective.

Es normal que suceda esto. Existen cientos de falsos detectives que anuncian sus servicios a través de páginas de anuncios por palabras. Pruebe a entrar en su web favorita de anuncios por palabras y verá múltiples anuncios de estos.

El principal perjudicado por la estafa del intrusismo profesional es usted.

Contratando a un intruso, no sólo perderá su dinero (no obtendrá ninguna prueba, ni podrá aportarla judicialmente). Seguramente, no podrá obtener las pruebas que precisaba ya que la investigación podría haberse “quemado” (descubierto), imposibilitando su repetición por parte de profesionales.

¿Cómo detectar un falso detective? Muy sencillo. Los detectives privados tenemos una licencia oficial: la tarjeta de identidad profesional (TIP), habilitación obtenida a través del Ministerio del Interior, Dirección General de la Policía y la Guardia Civil. Esta licencia (el número de TIP) debe mostrarse en toda publicidad que el detective privado contrate.

Sepa usted, que las agencias de detectives privados sólo emplean a detectives con licencia, ya que la ley prohibe expresamente que nadie ajeno a nuestra profesión participe directa o indirectamente de nuestras investigaciones. La figura del auxiliar o ayudante de detective está expresamente prohibida, constituyendo una garantía para nuestros clientes, ya que su caso sólo podrá ser tratado y realizado por detectives privados.

DETECTIVES PRIVADOS INTRUSISMO

La persona que carezca de la Tarjeta de Identidad Profesional (TIP) de detective privado y ofrezca servicios de investigación privada es un intruso y como tal está cometiendo un fraude. Los intrusos suelen actuar ofreciendo sus servicios como “detectives privados” o utilizando otras denominaciones con las que tratan de evitar inspecciones y denuncias. Denominaciones como: “perito judicial de investigación privada”, “investigador privado”, etc.

Estas son las tarjetas con las que podrá identificar a un detective privado auténtico:

Tarjeta de Identidad Profesional Detective Privado -anverso-

Tarjeta de identidad Profesional de personal de seguridad privada -anverso-

Tarjeta de Identidad Profesional Detective Privado -reverso-

Tarjeta de identidad Profesional de personal de seguridad privada -reverso- (Si es detective privado deberá constar su número de habilitación junto a las palabras “Detective privado” en la última línea)

Tarjeta de Identidad Profesional Detective Privado

Tarjeta de identidad Profesional de personal de seguridad privada -anverso- (fue sustituida por la anterior, pero se sigue usando)

Tarjeta de Identidad Profesional Detective Privado -Reverso-

Tarjeta de identidad Profesional de personal de seguridad privada -reverso-

Tenga en cuenta que los detectives privados están obligados a publicitar su número de TIP en sus anuncios y páginas webs.

Sea cauto y a la hora de contratar servicios profesionales, mire bien de dónde toma los datos de la agencia de detectives. Los intrusos publicitan abiertamente sus servicios en todo tipo de páginas webs y directorios, pero donde se encuentra la mayor concentración de estafadores (como en otros sectores) es en las páginas de anuncios por palabras.

Si desea contratar los servicios de un detective privado, y sospecha que quien le está atendiendo pudiera ser un falso detective, aquí tiene unas recomendaciones para desenmascarar a un intruso:

  1. DNI y TIP: Solicítele al detective privado el DNI y la Tarjeta de Identidad Profesional (TIP). Es importante solicitar también el DNI, ya que le podrían dar el número de licencia de otra persona. 
  2. Verifique los datos: Verifique los datos ante cualquiera de las delegaciones provinciales de la Unidad de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía, o llamando directamente a la Unidad Central de Seguridad Privada (CNP) Tlfs. 91 3223903 – 91 3223907 – 91 3223908 – 91 3223 909 – 91 3223 910, que son quienes coordinan a los profesionales regulados en la ley de seguridad privada. Ellos podrán confirmarle inmediatamente si el detective en cuestión es un profesional o, si por el contrario, se trata de un estafador (al que denunciarán ipso facto).

Recuerde que el principal perjudicado del fraude del intrusismo profesional es usted, a quien le están vendiendo un servicio falso que no le servirá de nada.

Si piensa que ha sido víctima de este fraude, contacte con cualquiera de las Unidades Provinciales de Seguridad Privada de la Policía Nacional. Ellos podrán informarles si quien contrató es un detective privado con licencia o un intruso.

QUE NO LE DEN GATO POR LIEBRE

Para que no le den gato por liebre, o detective privado, aquí tiene unas cuantas cosas que debería conocer si está pensando en contratar los servicios de una agencia de detectives privados:

Una licencia antigua tampoco le garantiza gran cosa

Mayor antigüedad o experiencia no siempre conlleva estar delante de un profesional más cualificado, ni es garantía de obtener mejores resultados. De hecho, podría suponer todo lo contrario.

Tenga en cuenta una importante cuestión, los estudios de detective privado se empezaron a exigir no hace tantos años. Antaño, se obtenía la licencia únicamente con “acreditar” que se había estado “trabajando” en alguna agencia. Más adelante, fue cuando se introdujo la obligatoriedad de estudiar el diploma de Investigación privada.

Así que muchos de los detectives privados de mayor antigüedad de este país, carecen de los estudios universitarios que se les exige a los nuevos detectives.

A esto habría que añadir, que “antigüedad” puede ser sinónimo de incapacidad o desconocimiento de las nuevas tecnologías. Algo que te puede dejar algo fuera de juego, ya que ser un ignorante digital y/o tecnológico en nuestra profesión podría ser un handicap importante, como querer ser bombero y padecer de acrofobia (miedo a las alturas).

Recuerdo cuando empecé en la profesión, trabajando para algunas de las principales agencias del país, y en alguna de ellas tuve que introducir más de un avance metodológico y tecnológico, que hoy en día sería imposible trabajar sin ellos.

Puede que usted acabe contratando un “novato”

Los nuevos detectives privados, debido a la crisis económica y al importante descenso de volumen de trabajo de las agencias de detectives, se ven obligados a abrirse camino en la profesión abriendo su propia agencia (con los riesgos que esto supone, tanto para el detective privado novato, como para sus clientes).

El detective privado novato, careciendo de criterios probáticos suficientes, probablemente se meta en un problema incurriendo en alguna ilegalidad o le prepare un informe tan útil jurídicamente como el catálogo de Ikea.

Puede que usted acabe contratando un “intruso”

Como ya hemos visto, existe multitud de intrusos, como son los autodenominados “investigadores privados” y “peritos judiciales de investigación privada”. En nuestra web, disponemos de abundante información sobre cómo identificar a un detective privado de un intruso.

¿Barato o fraude?

Barato puede ser sinónimo de fraude.

Los honorarios que cobra una agencia de detectives privados, varían enormemente en una misma localidad.

Las razones para que haya agencias que cobren unos honorarios excesivamente bajos es evidente: El trabajo casi con toda seguridad no lo hará un detective privado legalmente habilitado, sino que se lo hará el “intruso” de turno de la agencia, a quién ésta le pagará una nimiedad.

Estos intrusos de agencia, suelen ser: conocidos, amigos, familiares, o estudiantes de investigación privada, quienes ven el cielo abierto si pueden ganarse unas perras en “b” y/o hacer “prácticas” (prohibidas por ley, aunque las universidades siguen pensando que es lícito que sus estudiantes practiquen en agencias sin haberse sacado la licencia).

¿Cómo puede usted saber si el trabajo lo ha hecho un intruso “a sueldo” de la agencia? No puede, pero si pide presupuestos y ve grandes diferencias de precio, sumado a que seguramente le darán la opción de no cobrarle el IVA, podrá “intuir” qué hay detrás de esa agencia o “profesional”.

Que no le den gato por liebre.

(Visitas totales: 138, hoy: 1 visitas)