ABSENTISMO LABORAL EN LA EMPRESA

NO SÓLO ESTÁ PERDIENDO EL SALARIO DEL TRABAJADOR: PIERDE EN PRODUCTIVIDAD, COMPETITIVIDAD Y EN CARTERA DE CLIENTES

Contactar

ABSENTISMO LABORAL

Descubra cómo DETECTARLO y PARARLO

 

QUÉ ES EL ABSENTISMO LABORAL

Fruto de años de experiencia y cientos de investigaciones de este tipo, DETECTIVES SEVILLA ha observado que el absentismo laboral es una práctica muy extendida en España, que consiste en incumplir de manera puntual o sistemática con las obligaciones laborales suscritas por su contrato de trabajo, ya sea en el mismo centro de trabajo o fuera de éste.

Este fenómeno no encuentra una especial incidencia por comunidad autónoma, edad, o sexo. Sí que se aprecia una especial concentración en aquellas profesiones que, por su naturaleza y características, ofrezcan una mayor facilidad para que el sujeto pueda llevar a cabo esta conducta.

Los agentes comerciales (representantes) aglutinan, desde nuestra experiencia profesional como detectives privados, el mayor porcentaje de casos de absentismo laboral.

ABSENTISMO LABORAL Y EL FRAUDE

El resentante, generalmente trabaja por su cuenta, a su ritmo. No tiene la necesidad de la inmensa mayoría de trabajadores de “fichar” cada mañana en una oficina. Tampoco está sujeto al control diario de superiores y compañeros, quienes podrían detectar fácilmente una ausencia injustificada.

El representante, generalmente planifica su trabajo semanal. Decide qué ruta realizar, qué clientes visitar, y al final de la semana, entrega a su empresa matriz un informe con el resultado comercial (visitas efectuadas, pedidos, gastos efectuados: dietas y kilometraje).

Es en este sector donde se da con mayor facilidad y frecuencia el absentismo laboral.

Los empresarios, los departamentos de RRHH, pueden intuir que exista cierta “picaresca” en su red comercial, y que alguno de sus representantes no sea sincero al 100% con respecto a las visitas que hace, etc.

Los detectives privados constatamos a diario que la realidad es muy distinta, y que el absentismo laboral es un fenómeno muy extendido, mucho más de lo que las empresas puedan imaginar.

La situación económica ayuda a ello, ya que un bajo o inexistente rendimiento comercial redunda en pocas ventas, algo fácil de enmascarar bajo una crisis económica de grueso calibre. Ellos lo saben, y así pueden engañar a sus empresas.

Podríamos contar cientos de casos, algunos de ellos afectaba al 90% de la plantilla de representantes, quienes dedicaban el tiempo de su jornada laboral a hacer de todo menos a visitar clientes (irse de viaje con la familia, de compras, pasear, hacer deporte, etc).

LAS CAUSAS DEL ABSENTISMO

Tan pronto como se ha esfumado la sombra del verano pasado, las personas comenzamos a añorar el periodo vacacional y, haciendo cuentas de los meses que quedan y de lo lejos que se encuentran los puentes más cercanos, nuestro estado de ánimo se acomoda en el inexorable y brusco descenso de la montaña rusa del retorno al mundo real. La inmensa mayoría nos resignamos y nos vamos conformando con los fines de semana. Sin embargo, hay un pequeño porcentaje que envolviéndose en el eslogan publicitario de una conocida marca de productos del cuidado del cabello: “because I’m worth it” (porque yo lo valgo) deciden retornar al paraíso zen de la innacción, a abandonarse a la vida contemplativa, al abrigo y placer de unas inmerecidas nuevas vacaciones. Esto origina que en las empresas comiencen a acentuarse determinadas conductas (lo que vulgarmente denominamos “escaqueo”) o comiencen a notarse demasiado determinadas “ausencias” (bajas que despiertan sospechas), lo que vendrá a dificultar el normal funcionamiento de las mismas. Estamos hablando de las bajas fingidas y del absentismo laboral.

Nuestra dilatada experiencia, nos muestra que hay personas que por distintas razones no pueden / quieren esperar a que lleguen las próximas vacaciones (o les sepa a poco un mes de vacaciones al año), de manera que, aunque no les correspondan, se toman unas semanas adicionales de descanso, por su cuenta y riesgo, dejando a sus empresas en una situación comprometida al ver disminuida su plantilla y tener que cubrir esos huecos rápida y provisionalmente, con el engorro que ello supone y las consecuencias que trae consigo: incremento de la carga laboral de los equipos (quienes han de ocuparse no sólo de su trabajo, sino del trabajo de su “compañero”) y por ende, el mal clima laboral.

Para poderse tomar estas vacaciones “extra” estos trabajadores suelen recurrir al absentismo laboral, en dos modalidades que diferenciamos por sus características propias: el absentismo “puro” y la baja fingida, ya introducidos al principio de nuestro artículo.

¿DE QUÉ DEPENDE EL ABSENTISMO LABORAL?

El que se dé uno un otro fraude en la empresa, depende principalmente de la presencia o ausencia de controladores formales o informales del trabajador, es decir, se dará uno u otro fraude dependiendo de si el trabajador esté más o menos controlado. Por ejemplo, un representante o agente comercial viviendo y trabajando a cientos de kilómetros de su empresa matriz, no precisa de tomarse una baja laboral por incapacidad temporal para ampliar sus días de vacaciones anuales. Si desea tomarse unos días o una semana adicional de “vacaciones”, con justificar de alguna forma de cara a su empresa que ha realizado las visitas que tenía programadas para ese día o días, tendrá suficiente. En cambio, un trabajador que tenga que fichar todos los días y permanecer en su centro de trabajo durante toda su jornada laboral, difícilmente tendrá la oportunidad de “perderse de vista”. Así que, estos “pícaros” recurren a la baja laboral por incapacidad temporal, por la que podrán alejarse de sus centros de trabajo por un tiempo indeterminado. Para poder tomarse una baja, sólo tendrán que alegar de cara a su médico de cabecera que les duele aquí o allá o que están atravesando por un mal momento y que tienen una depresión.

Una vez que el trabajador se encuentra en algunas de estas dos situaciones y su empleador sospecha de que pudiera estar siendo víctima de este fraude, es cuando entran en juego los detectives privados.

DETECTIVES PRIVADOS CONTRAVIGILANCIA

 

UNA SOLUCIÓN TRIPLE PARA LA EMPRESA

Cuando una empresa contrata nuestros servicios para verificar estas situaciones, en un breve periodo de tiempo obtiene la información que precisa, y si el resultado apunta a que el trabajador ha sido descubierto, sus fraudulentas vacaciones se convertirán en indefinidas.

Descubrir al trabajador desleal, trae consigo un triple beneficio a la empresa. Primeramente, la empresa consigue desprenderse de un problema, de alguien que pone en riesgo el normal funcionamiento de la empresa. El despido disciplinario trae consigo un importante ahorro pecuniario para el empleador, puesto que no tendrá que pagar el finiquito, que dependiendo de los años que haya trabajado para la empresa podría ascender a una muy importante suma. El tercer beneficio, es el “aviso a navegantes”, que tiene lugar cuando el resto de la plantilla se entera de que el despido de su compañero se ha producido como consecuencia de que haya sido descubierto el fraude por los detectives privados contratados por la empresa. Estos hechos generan un incuestionable efecto disuasorio en la plantilla, quienes -si existiera alguien tentado a reproducir la conducta- se abstendrán de seguir los pasos del despedido, so pena de correr la misma suerte.

Si sospecha que estos hechos pudieran estar produciéndose en el seno de su empresa, no dude en solicitar información en una agencia de detectives de su localidad.

Si sospecha que en su red comercial pudiera estarse dando el absentismo laboral, no lo dude, solicite la asistencia de una agencia de detectives privados.

 

955 28 61 21

ATENCIÓN AL CLIENTE

365 días al año | de 10 a 22h

TENEMOS LA SOLUCIÓN

INFÓRMESE CÓMO PONER FIN A ESTE PROBLEMA

CONTACTO