La investigación patrimonial resulta crucial si alguien le debe dinero. Si se encuentra en esta situación y no ve la forma de recuperar lo que le corresponde, ha llegado al lugar adecuado.

Las personas y las empresas, en ocasiones, dejan de pagar productos que han consumido o servicios que han recibido, representando un serio problema para quienes han ofrecido dichos bienes o servicios y tienen derecho al cobro (acreedores), puesto que probablemente necesiten con urgencia ese dinero para pagar a sus proveedores, sus gastos de explotación, y no continuar con la cadena de impagos; un círculo vicioso que destroza la economía.

Los detectives privados juegan un papel fundamental en estas situaciones, dado que si no intervienen y logran acreditar la situación patrimonial real de un deudor, difícilmente se podrá recuperar la cantidad adeudada (al menos, a corto plazo).

¿En qué consiste la investigación patrimonial? ¿Por qué hace falta la intervención de los detectives? Estos interrogantes -y algún otro que nos encontremos en el camino- serán contestados a continuación.

Qué es una investigación patrimonial

Una investigación patrimonial es la suma de gestiones de investigación que permiten acreditar la situación patrimonial de una persona física o jurídica; entendiéndose como patrimonio el conjunto de bienes muebles e inmuebles y de derechos (patentes, marcas, títulos bursátiles, etc) que pueda tener a su nombre o no.

No incluiremos aquí el capital que se posea en cuentas bancarias, ya que se podrá solicitar judicialmente y no hará falta la actuación de detectives privados.

Para qué sirve una investigación patrimonial

La investigación patrimonial es la herramienta fundamental con la que poder acreditar el patrimonio real de una persona física o jurídica para la toma de decisiones (precontractuales, fusiones, asociaciones)  y/o emprender acciones judiciales (generalmente de reclamación del pago de una deuda). Cuando hablamos de patrimonio real nos referimos al patrimonio atribuible bien por que esté a su nombre, o porque sea suyo aún habiéndolo puesto a nombre de terceros.

En la investigación patrimonial no sólo se estudia la situación actual patrimonial, sino que se analiza también la evolución del patrimonio en un periodo de tiempo concreto, con el objeto de dilucidar si la persona física o jurídica se desprendió de patrimonio. Un decremento patrimonial puede deberse a la necesidad de obtención de liquidez, precisamente para poder hacer frente a los pagos adeudados o, para poner estos bienes a salvo de futuros embargos.

En las empresas es frecuente la despatrimonialización con el fin de practicar una sucesión societaria: vaciar la empresa de activos, que son trasladados a otra empresa, para continuar con la misma actividad económica bajo otra denominación societaria, tratando así de evitar la acción de la justicia.

Quién puede realizar una investigación patrimonial

Una investigación patrimonial profunda, que no se quede en la superficie de lo que aparece en los registros y papeles sólo se puede llevar a cabo con la colaboración de una agencia de detectives privados, los únicos profesionales autorizados por ley para realizar investigaciones y seguimientos para la obtención de información de conductas y hechos de carácter privado, relacionados con diferentes ámbitos, entre los que se encuentra el económico y patrimonial.

Un abogado podrá obtener información registral, sobre qué propiedades muebles e inmuebles posea un individuo o empresa, e incluso podrá solicitar información sobre las cuentas depositadas por una sociedad mercantil en el registro mercantil.

Estas fuentes de información podrán ofrecer la imagen real de la situación patrimonial o una imagen desvirtuada, sesgada.

¿Le suena alguna de estas frases? “es insolvente” o “no tiene nada a su nombre”.

Hay personas, como los morosos profesionales, los estafadores, etc, que toman todas las precauciones del mundo para poner sus bienes a buen recaudo, de forma que sea casi imposible su detección y su correspondiente embargo.

Aquí es donde intervienen los detectives, quienes por medio de sus gestiones, controles y seguimientos pueden llegar a descubrir propiedades y bienes ocultos.

En qué consiste una investigación patrimonial

La parte de la investigación patrimonial exclusiva de los detectives privados es la que tiene que ver con los servicios de observación y control (seguimientos) y con las gestiones de investigación de campo (visitar empresas, hablar con los investigados, con sus empleados, etc).

El trabajo de campo sólo puede ser desarrollado por detectives privados, siendo crucial para el análisis patrimonial en la medida que ofrece abundante información que no podría ser obtenida de otra forma. Así es como se descubren vehículos, viviendas, solares, empresas vinculadas a los investigados, que constan a nombre de terceros o de empresas no vinculadas.

Si quiere recuperar lo que le adeudan, recurra a una agencia de detectives privados. Lo que no se logra acreditar, no tiene relevancia jurídica y por ende: no existe.

(Visitas totales: 96, hoy: 1 visitas)